Bell & Ross. De la tierra al cielo.

El nuevo BR03-92 MA-1 presentado en Basilea se inspira en un icono pionero de indumentaria de la fuerza aérea de los Estados Unidos: la cazadora MA-1.

A más de 30.000 pies de altura.
Norteamérica, años cincuenta. La idiosincrasia de la aviación militar de la época exigía a los experimentados pilotos cuotas más altas: la estandarización de los jets a gran escala discurría por altitudes mayores, por lo que las temperaturas a las que se exponían los aviadores eran más bajas. Temperaturas de hasta sesenta grados bajo cero en cabinas despresurizadas violentaron el magín de los ingenieros: et voilà!, entra en escena la MA-1. Los abultados chaquetones de cuero con forro polar –podían congelarse en pleno vuelo- dejaron paso a una prenda hecha de material sintético, el nylon teñido, que garantizaba más ergonomía y bienestar: acreditada protectora contra el frío era, además, impermeable.


Al igual que la chaqueta o cazadora, la correa caqui de piel de becerro del BR 03-92 MA-1, lleva un forro naranja que también es reversible.

BR03-92 MA-1, reloj de aviación.
Los relojes Bell & Ross mantienen sincronizados a los profesionales militares y civiles, desde las fuerzas policiales de élite, hasta los pilotos de las fuerzas navales y aéreas y, a su vez, toma su inspiración de su estilo tan característico y distintivo. Este año, Bell & Ross lanza el BR 03-92 MA-1: una interpretación estilizada y optimizada de sus relojes de piloto más puros, con detalles sutilmente distribuidos que rinden homenaje a la legendaria chaqueta “bomber” MA-1. Revestido con cerámica de color caqui oscuro, con una esfera tipo sándwich que revela el color naranja luminiscente de abajo y una correa reversible de piel de becerro de color caqui naranja, este modelo se presenta en 42 mm de diámetro con funciones de horas, minutos, segundos y fecha. Su movimiento, el calibre BR CAL.302. es automático, y el reloj en su conjunto ofrece una estanquidad de hasta 100 metros. Sin duda, un tributo sin parangón a los héroes de la aviación norteamericana y un auténtico dulce para sus entusiastas.